EL PARADIGMA PEDAGÓGICO IGNACIANO

 

La Pedagogía ignaciana tiene como objetivos:

Esta pedagogía propia se basa en los ámbitos científico-técnico y el humano-cristiano de tal manera que...

vuelvan a casa no sólo más sabios sino mejores

San Ignacio de Loyola


Los cinco pasos del paradigma pedagógico ignaciano son:


1. Toma en cuenta el contexto y la situación personal de cada uno.

2. Promueve actividades de enseñanza y formación, con variedad metodológica, que se transformen en experiencia de aprendizaje cognoscitiva, psicomotriz, afectiva o imaginativa.

3. Suscita una implicación reflexiva del alumno de modo que pueda considerar la importancia y el significado humano de lo que está estudiando.

4. Impulsa los cambios profundos en los alumnos para que lleven a cabo opciones interiores y acciones exteriores, y puedan ser competentes en situaciones nuevas.

5. Realiza una evaluación integral de todos los aspectos implicados en el proceso de aprendizaje.


INNOVACIÓN