Educar es más que un verbo

San José (Málaga) gana un concierto didáctico del guitarrista Pablo Sainz Villegas
10 mayo, 2018
Un ejemplo de PRE-LECCIÓN IGNACIANA: las charlas activas (3 de 3)
14 mayo, 2018

Educar es más que un verbo

Educar, aprender… Usamos estos dos términos indiferentemente pero se merecen un respeto. Cada cosa en su lugar; por definición, EDUCAR es formar en ideas y creencias, estimular el espíritu crítico sin caer nunca en el adoctrinamiento; mientras que ENSEÑAR es transmitir una serie de conocimientos, de saberes, fijados y programados.
El primero debe recaer mayormente en la familia aunque en muchos casos se dimite de este deber y se quiere trasladar al colegio. El segundo, claramente, es más académico.
Presentamos desde el Grupo de Comunicación Loyola dos títulos sugerentes y apasionantes. La tarea de educar y enseñar siempre lo es.
Educar para el asombro, de Andrés Gª Inda, una invitación a toda la comunidad educativa, sobre todo a los profesores, a pararse a meditar sobre cuestiones que aunque no son nuevas sí son verdaderamente importantes… ¿Qué es educar? ¿En qué consiste el acontecimiento educativo? ¿Qué actitudes o hábitos de comportamiento lo facilitan o lo entorpecen?
El segundo de los títulos es Educar para ser personas, de Ross W. Greene, nos interpela de lleno a las familias en la tarea de la EDUCACIÓN, con mayúsculas. La que implica de manera compartida a padres e hijos. Un libro que explica el modo de cultivar una mejor relación entre los padres y los hijos promociendo, al mismo tiempo, la empatía, la honestidad, la resiliencia y la independencia.