El pasado es nuestro futuro. Parte III. Las inercias

Treinta docentes participan en el seminario de Disclipina Positiva
25 octubre, 2018
El cuidado de la Casa Común, #LosMartesVerdes en el Sagrado Corazón (León)
2 noviembre, 2018

El pasado es nuestro futuro. Parte III. Las inercias

Si tuviese que nombrar mis diez libros favoritos, en esa lista no estaría Tierra de Campos pero si hay algo en lo que poner un diez a David Trueba (autor de dicho libro) es en desentrañar y contar las relaciones humanas a través de detalles sutiles que consiguen emocionarte y tocar todas las fibras.

El protagonista del libro es un cantante, Dani Mosca. Trueba cuenta en la novela dos de sus amores: uno de juventud, muy pasional y otro amor más maduro, con la que es la madre de sus dos hijos. Ambos amores acaban mal. Se acaban por inercias, por la monotonía del día a día y la falta de saber, tener ganas o ser capaz de revertir el deterioro de ambas relaciones.

En nuestro trabajo como docentes hay muchas inercias en las que caer por no pensar o por las prisas del día a día y la inmediatez que requiere todo. La reunión de padres, los apuntes, la burocracia, la corrección de exámenes, las visitas de familias, las entrevistas con alumnos… Ves tanto bucle que año tras año se repite que dan ganas de parar y preguntarse cosas nuevas.

Dan ganas de desechar la respuesta “siempre ha sido así”.

La reunión de padres se convierte en un acto de presentación y momento de transmisión de información de manera unidireccional. ¿Puede ser algo más? ¿Sería conveniente pedir en ese momento a los padres, a alguno en particular, que viniera a dar una charla que pudiera interesar a los alumnos? ¿Vale la pena que busquemos alguna actividad fuera de lo académico que pueda ofrecer algo distinto a lo experimentado en el aula?¿ Es posible que este año los alumnos y las familias tengan confianza plena en la figura del profesor? ¿Es posible hacer sentir un disfrute en el estudio y trabajo diario? ¿Serán capaces los alumnos de ver la recompensa que supone el trabajo bien hecho? ¿Seremos capaces nosotros de estar con esa motivación inicial hasta final de curso? Y pensando a lo grande, saliendo de nuestro colegio: ¿Seremos capaces de sacar provecho de la red, tan grande, de colegios jesuíticos a la que pertenecemos?

The answer, my friend, is blowing in the wind. Dani Mosca seguro que idolatraría a Bob Dylan.

Ana Pérez Allueva
Departamento de Matemáticas
Colegio del Salvador