FORMACIÓN DE EDUCADORES

FORMACIÓN INTEGRAL Y CRISTIANA

Uno de los fines últimos y la razón de ser de un Colegio de la Compañía de Jesús es ofrecer una formación integral: académica, humana y cristiana, aplicando el Paradigma Pedagógico Ignaciano y la atención personal en todas estas dimensiones, con el fin de educar hombres y mujeres para y con los demás.

Los educadores están llamados a formarse para desempeñar esta formación integral y cristiana. «Reciclarse y mantenerse actualizado es fundamental, especialmente en el mundo educativo, cuyos profesionales además de estar al día en cuanto conocimientos y metodologías».

El ideal educativo de la Compañía de Jesús se sostiene en el proyecto de San Ignacio de Loyola. Muchas son las señas de identidad de los centros de los jesuitas, entre ellas, «el cuidado y seguimiento personal de cada alumno; la búsqueda de la excelencia; el énfasis en un pensamiento crítico y en una comunicación interpersonal efectiva; se busca formar la sabiduría más que las habilidades de mercado, sin descuidarlas y la presencia de un compromiso con la fe que “construye la justicia”».

Esta visión de la educación requiere una formación específica que más allá de la formación recibida en los centros y en las distintas zonas educativas, se imparte desde la Coordinación de formación de EDUCSI, que ofrece unos itinerarios de formación centrados en dos dimensiones: la de sentido y la pedagógica .



DIMENSIÓN DE SENTIDO


La dimensión de sentido trata de formar a los educadores en la misión y en la experiencia espiritual y pedagogía ignaciana.

Para todo nuevo trabajador que se incorpora a EDUCSI, se les invita a participar en los tres módulos de Formación en Identidad y Misión. Parte de estos módulos se comparten con los diferentes sectores apostólicos de la Provincia. Su objetivo es ayudar a situar a los nuevos profesionales en el proyecto educativo de la Compañía, pero también busca informar sobre el sentido más universal de la misión de la Compañía de Jesús.

Para los educadores que van adquiriendo responsabilidad en los centros educativos se ofrece el curso Dimensiones de la misión educativa ignaciana, que se celebra en Salamanca a lo largo de cuatro semanas. Su objetivo es que los educadores se inicien en una experiencia personal sobre núcleos importantes de la espiritualidad y pedagogía ignaciana (Modos de proceder, discernimiento, modo de contemplar la realidad, el paradigma pedagógico ignaciano…). Y se completa con la oferta con un Encuentro Ignaciano y la oferta de los Ejercicios Espirituales de cinco días en la primera semana de julio.



DIMENSIÓN PEDAGÓGICA


La dimensión pedagógica se trabaja según las cuatro dimensiones educativas:

Cada una de las cuatro dimensiones; Académica, Pastoral, Tutorial/Formación humana y Paraescolar, ofrecen tres módulos formativos (105 h) que buscan profundizar e innovar en las distintas dimensiones educativas sin olvidar nunca las raíces ignacianas de nuestra pedagogía.

Además de estos cursos, cada una de las dimensiones organiza encuentros, jornadas, Ejercicios Espirituales, seminarios específicos según vayan surgiendo estas necesidades pedagógicas.

También se trabaja la función directiva con un seminario de dirección y un encuentro de equipos directivos y una jornada para nuevos directivos... Y, por último, existen los Encuentros de Homólogos, mucho más instrumentales, es decir encuentros de directivos de Formación Profesional, de Departamentos de Orientación, de Coordinadores de Parescolares y de Jefes de Estudios. Duran una jornada y se celebran en Madrid. Y, por último, las reuniones de las Comisiones de Apoyo a Formación Profesional, departamentos de orientación, función académica y paraescolar.

Además, cada zona y centros agrupados en Fundaciones, ofrece múltiples cursos de iniciación a la tarea educativa, de información y profundización en el Proyecto Educativo de la Compañía, jornadas para compartir experiencias educativas y todo tipo de encuentros para innovar y mejorar la calidad de nuestro servicio a alumnos y familias.