“No es posible resolver los problemas de hoy con las soluciones de ayer”

Erasmus+ 2019: The future face of Europe
22 julio, 2019

 “No es posible resolver los problemas de hoy con las soluciones de ayer”

Hablar hoy día de innovación educativa es algo que se ha convertido casi en habitual, ya no solo se aborda en sectores como el de la enseñanza, sino que ha pasado a ser un asunto social. Esto ha provocado que este tema ocupe programas de televisión o noticias del periódico y que se generen mitos y expectativas ante las nuevas metodologías, tecnologías y diseño de aulas ultramoderno.

Es innegable que ya no podemos entender el proceso de enseñanza-aprendizaje como lo hacíamos. Nuestra sociedad cambia a pasos agigantados, yendo incluso por delante de lo que nos habíamos imaginado y esto supone que los centros escolares y el profesorado comiencen, empujados por la demanda social, a preguntarse qué estamos haciendo y a valorar qué hay que cambiar para que nuestras aulas sean, de verdad, aulas del siglo XXI.

En este contexto aparecen equipos de innovación que estudian, investigan y valoran nuevas propuestas, nuevas metodologías y nuevas organizaciones escolares, todo ello con el objetivo final de buscar y determinar un nuevo método que realmente ayude a un alumnado que se enfrentará, en el futuro, a profesiones que seguramente aún no han sido inventadas.

La Compañía de Jesús siempre ha buscado la excelencia educativa entendiendo esta como la formación integral de la persona, no solo en el aspecto académico, sino también en su proceso de construcción personal, tratando, en palabras del P.Arrupe, de educar hombres y mujeres para los demás. En esta búsqueda de la Compañía de una educación de calidad, que refleje la realidad y prepare para la sociedad al alumnado, se está, desde hace unos años, trabajando el tema de la innovación.

Nuestra zona coordinada por José Manuel Guerrero, decidió hace ya tres años, poner en marcha un equipo de pedagogía ignaciana e innovación para buscar nuevas oportunidades de mejora educativa y de métodos innovadores en el marco de nuestra pedagogía y con el carácter propio de los colegios de la Compañía.

El equipo está formado por 8 personas de diferentes centros: Alfonso Trillo (Coruña), Concha Llordén (León), María Luisa Rosety (Alcalá), Luisa Muñoz (Madrid), Berta Melgosa (Valladolid), Isabel Hernández (Vigo) Javier Valdés y Lucía R. Olay (Gijón).

Cada uno de nosotros aporta lo que sabe y lo comparte poniéndolo siempre al servicio de todos los colegios que configuramos la zona centro noroeste. Todos formamos parte de un gran proyecto, de un gran equipo, por eso sabemos que nuestro trabajo se enriquece con el de todo el resto de compañeros y compañeras que estáis en los centros haciendo cosas estupendas y contribuyendo a que la innovación sea más que una palabra. En cada Encuentro, en cada formación, en cada charla compartida aprendemos los unos de los otros porque eso es trabajar en red, en equipo. La unión hace la fuerza y una persona sola, un nombre solo ya no vale. Por eso, como siempre decimos, no somos gurús de nada, somos personas al servicio de la Compañía y de su misión educativa que buscan ayudar, compartir y crecer como docentes.

El tema de la pedagogía ignaciana y la innovación es la base de nuestro trabajo, pero también lo es generar una conciencia en equipo que permita que todos los centros de la zona puedan aunar fuerzas y generar cambios, por ello, una de las primeras iniciativas que pusimos en marcha fueron estos Encuentros de Pedagogía Ignaciana e Innovación- Zona Centronoroeste que celebramos en julio y en los que la participación del profesorado ha sido siempre entusiasta, activa y generadora de iniciativas que se han ido desarrollando y consolidando a lo largo de estos tres cursos.

Los Encuentros de Santiago, tienen un marco claro: el PPI, comenzamos con el contexto situándonos, sabiendo dónde estábamos, de dónde veníamos y a dónde queríamos ir. De ese primer encuentro surgieron ideas, propuestas de trabajo que se han consolidado y a las que hemos ido dando forma, pero sobre todo, comenzamos a conocernos más, a ponernos cara, a compartir trabajo y buenos momentos, en definitiva, a crear un gran equipo de docentes de la zona con. El curso pasado abordamos la experiencia y nos contamos qué estábamos haciendo, para qué nos servía y en qué queríamos mejorar y este año, nos reunimos con la idea de la reflexión que nos lleva a la acción. Una acción que se concretará en el marco de innovación Ignatius + creado para dar cabida a todas las realidades de nuestros centros y con el que esperamos que los 13 centros que forman parte de nuestra zona puedan seguir creciendo y avanzando para convertirse en centros educativos del siglo XXI con una clara y fuerte seña de identidad que debe ser la pedagogía ignaciana.

Es obvio que no es posible resolver los problemas de hoy con las soluciones de ayer, esa es la clave de la innovación educativa: buscar nuevas maneras de enseñar y aprender para dar crear una verdadera educación del siglo XXI, generar nuevas soluciones, nuevos esquemas organizativos y nuevas maneras de entender nuestro rol de docentes; todo ello con la referencia ignaciana, con el magis y la cura personalis que son, sin duda, el gran punto de partida de todo nuestro trabajo.

El cambio implica a toda la comunidad educativa: profesorado, alumnado, familias, personal…, la innovación no es algo de lo que solo se ocupa el profesorado o los equipos directivos de los centros. Todas las personas que formamos parte de un colegio, lo “construimos”; por ello es muy importante que nos sintamos parte de este trabajo de renovación y de avance.

Aprovechamos estas líneas para dar las gracias por la participación en este Encuentro que, como los de estos años atrás, fue preparado con mucha ilusión y mucho cariño para que sean unos días de aprendizaje, de convivencia y de crecimiento.

Lucía Rodríguez Olay

Coordinadora del equipo de Pedagogía Ignaciana e Innovación de la zona Centronoroeste.