Unos días de plenitud en Manresa, para jóvenes estudiantes de Bachillerato

Asia Pacífico acogió el II Coloquio JESEDU Global 2021 en el que también participó Educsi
8 julio, 2021
‘Ha costat, però ens n`hem sortit’: Fórum de la Fundació Jesuïtes Educació
12 julio, 2021

Unos días de plenitud en Manresa, para jóvenes estudiantes de Bachillerato

Un grupo de alumnos de Bachillerato de varias escuelas de la red Jesuïtes Educació pasaron a finales de junio unos días en Manresa, donde pudieron hacer experiencia, en un formato adaptado a una estancia breve, de los Ejercicios Espirituales. La actividad fue guiada por Pere Borràs SJ y también acompañaron el grupo Oscar Fuentes SJ, Eduard Escudero y Jokiñe Miranda.

Algunos de los aspectos más positivamente valorados de la experiencia es la acogida de todos los miembros, el proceso de cada uno durante los Ejercicios. A pesar de que la mayoría de espacios eran en silencio, el ambiente que se respiraba y la atención de todos hacia los demás era de pausa, tranquilidad y sobre todo acogida, en todos los aspectos.

Una de las actividades que los participantes se llevan con gran recuerdo y que realizaron reiteradamente cada día, son las contemplaciones: los jóvenes pudieron ponerse en la piel de la época, imaginando estar cerca de Jesús en diferentes escenarios: con los leprosos, en la barca intentando no tener miedo, o siendo pescador de hombres… el grupo de jóvenes agradece, por todo ello, a la Cueva de Manresa, la atención recibida así como la posibilidad de contar con espacios de silencio y para conectar con Dios. Destacan, especialmente, el nuevo oratorio de Montserrat, «en el que todos los jóvenes en un momento u otro pudimos oír a Dios, ya fuera en el momento de la reconciliación, los fundamentos con el barro o el ambiente de comunidad».

Agradecimiento que extienden a Pere Borràs, que «nos transmitió su amor de Dios, mediante la contemplación, el silencio… en definitiva su estancia con nosotros»; así como el resto de los acompañantes que durante el proceso les ofrecieron guía y escucha. «Fueron unos días de plenitud, donde oímos el amor Dios, llevando un proceso de silencio personal y al mismo tiempo comunitario de consolación», concluyen estos jóvenes que han podido compartir esta experiencia.