La inspiración de la educación ignaciana

Las Escuelas San josé reciben una distinción como muestra de la arquitectura moderna en Valencia
29 septiembre, 2021
Ignacio de Loyola Playmobil para los más pequeños
5 octubre, 2021

La inspiración de la educación ignaciana

El Grupo de Comunicación Loyola nos presenta una obra que debería ser leída por todas las personas que trabajen en una obra educativa de la familia IGNACIANA. Quizás, también sería una buena referencia para las familias que envían a sus hijos a formarse en un centro educativo de la Compañía de Jesús. ¿De qué obra se trata? Hablamos de “Educar lo invisible. (La inspiración de la educación ignaciana)». Una recopilación de las conferencias realizadas en los centros educativos de la plataforma apostólica de Asturias por el padre jesuita José García de Castro.

Nos encontramos ante una obra de gran calado por su documentación, expresada de forma ágil y agradable; profundidad, con reflexiones meditadas que ayudan a comprender el por qué de la educación en una institución de la Compañía de Jesús; y recursos, ya que el padre García de Castro, lúcidamente, adapta las anotaciones de los ejercicios espirituales como recursos pedagógicos ignacianos para los docentes en las aulas. Por lo tanto nos encontramos ante una obra completa y útil tanto para la formación teórica como para la praxis del aula (o el hogar).

El libro se distribuye en tres grandes partes, precedidas de una presentación y despedidas por una conclusión.

El autor, con gran acierto, nos abre la obra sobre la educación ignaciana presentando un contexto fundando en la palabra “Effetá” (¡Ábrete!) que pronunció Jesús de Nazaret a aquel hombre ciego y sordo que se le acercó clamando salud. Ese “Effetá”, esa apertura a la inspiración es la que sirve de hilo conductor al autor para hablar del camino que la educación ignaciana ha ido tejiendo, enarbolando, siglo tras siglo hasta nuestros días. Una inspiración necesaria que tiene tres pilares que la sostienen: un sentido, una espiritualidad, y el acento ignaciano. La inspiración y la fidelidad creativa, son elementos constantes que utiliza el autor para remarcar el sello ignaciano.

La segunda parte el autor nos acerca a una serie de recursos que seguro que nos ayudan en nuestra labor educativa. Se trata de breves reflexiones con orientación para educadores de las 20 anotaciones que San Ignacio presentó en el libro de los Ejercicios. Claves que nos ayudan a abrir los ojos (Effetá!) en nuestro día a día.

La tercera parte, sin salir de la orientación que nos conceden los Ejercicios Espirituales, el profesor García de Castro, SJ, nos facilita unos aprendizajes sobre los pilares fundamentales de la espiritualidad ignaciana. Tras una breve presentación, un marco teológico nos dibuja la “composición de lugar” del aprendizaje, y, a continuación, se nos ofrece la inspiración pedagógica que nos ayudará a poder aterrizarlo “según personas, lugares y tiempos”.

Por si esto no fuera poco, la conclusión nos presenta una serie de preguntas que recorren las anotaciones y que pueden llevar al lector (educador o familiar) a seguir pensando, reflexionando y orando sobre nuestra labor educativa.

Sin duda estamos ante una auténtica obra de arte cercana, profunda y práctica que seguro que nos ayuda a abrir (¡Effetá!) la mirada desde una perspectiva creativa con el fundamento de la inspiración ignaciana. No dejen de leerlo.

Puedes hacerte con Educar lo invisible haciendo clic aquí

Javier Bailén Llongo, SJ
Jesuita en Formación. Magisterio en el Colegio San Ignacio de Gr